AZAÑÓN

Asociación amigos de Azañón
 

Localización y       Acceso

                       Azañón es un modesto pueblo alcarreño ubicado en el municipio de Trillo  (Guadalajara) del que dista seis kilometros. Está situado sobre una  eminencia rocosa en las estibaciones de la Sierra de Umbría Negra y  asomándose al Vallejuelo de la Pava, al sur del rio Tajo. Cuenta con 59  habitantes y se ubica (cota tomada en la Plaza Mayor) a 800 metros de  altitud.

                     El acceso a esta población se realiza por la carretera CM-2115 con  dirección a Peralveche, hasta llegar al emplame que os dirige hacia Azañón   a la derecha y Morillejo a la izquierda.

 

Historia

           Por       su situación y estructura Azañón se muestra como un típico ejemplo de       conjunto urbano perteneciente a la época de la repoblación tras la  reconquista de la zona. Fue en 1177, a raíz de la conquista de Cuenca, que       "Azagnón" (Azañón) pasó al reino cristiano de Castilla quedando incluido   en el Común de Villa y  Tierra de Cuenca, usando su fuero y estando   bajo su jurisdicción.

                Luego, en 1253, y por donación de Alfonso X "El Sabio", rey de Castilla y       León, Azañón pasó a ser, Junto a Viana, Cifuentes, Val de San García,       Valdeolivas y Palazuelos de Dª Mayor Guillén de Guzmán, Señora de Alcocer.       Más tarde, a la muerte de ésta, heredó el Señorío su hija Beatriz, Reina       de Portugal, quién a su vez, en 1283, lo cedió a su hija la Infanta Dª       Blanca.

                Años después, en 1312, Dª Blanca, Infanta de Portugal y entonces Abadesa y       Señora de la Huelgas de Burgos, había acordado vender el Infantado de       Alcocer, con Azañón, Viana, Cifuentes, Palazuelos y varias aldeas       burgalesas al influyente D. Juan Manuel, hijo del Infante D. Manuel, por       la cantidad de 650.000 maravedíes, de los cuales, el comprador satisfizo,       a cuenta, una primera entrega comprometiéndose al pago del resto dentro de       un cierto plazo, D. Juan Manuel tomó posesión de las tierras pero       incumplió el acuerdo establecido, de forma que volvieron a Dª Blanca       quien, en uso de sus derechos, las vendió en 1314 a su primo el Infante D.       Pedro, hijo de Sancho IV "El Bravo", rey de Castilla y León. D. Juan       Manuel se sintió tan ofendido que tomó represalias, corriéndolas y       arrasándolas, llegando incluso en su resentimiento, a asolar en       sangrientas algaradas, las comarcas de Huete, Guadalajara e Hita.       Finalmente, en febrero de 1316 y en el lugar de Cuéllar (Segovia), se       reunieron D. Juan Manuel y el Infante D. Pedro, y mediando entre ellos el       Maestre de Calatrava, se avinieron acordando adquirir y pagar cada uno la       mitad de las villas en litigio, correspondiendo: Cifuentes, el Val y otros       lugares a D Juan Manuel, y el Infantado de Alcocer, con Azañón y Viana a       D. Pedro. Parece ser que tras la mediación de Maestre de Calatrava se       hallaba el propio hijo de Dª Blanca, Juan Nuñez de Prado, quien poco       después sucedería en el maestrazgo de la Orden. A la muerte de D. Pedro,       ocurrida en 1319, tales propiedades pasaron a su viuda.

                En 1327 Azañón pasó a formar parte del municipio de Viana, según prueba un       documento dado en Sallent por la Infanta Dª María, mujer que fue del       Infante D. Pedro. En dicho documento se fijaba el derecho de los de Azañón       a nombrar sus alcaldes y jueces y el poder de actuar en los asuntos de       menor cuantía, mientras que otros de caracteríaticas superiores       quedaban bajo el control de las autoridades de Viana. Esta dependencia aún       se mantenía al menos en 1578 tal y como se refleja en las Relaciones       Topográficas hechas en tiempos de Felipe II.

               En el siglo XV, y ya desgajados del Común de Cuenca, lo lugares de Azañón,       Viana, La Puerta y otras aldeas y villas alcarreñas, pasaron a       pertenencer al caballero D. Pedro Nuñez de Prado, noble vecino de       Guadalajara. Posteriormente, en 1483, y tras una serie de pleitos y       continuas usurpaciones, estos terrenos fueron a parar a manos del       Arzobispo de Toledo D, Alfonso Carrillo de Acuña y al hermano de éste D.       Lope Vázquez de Acuña, Duque de Huete y conde de Viana.

          Más       tarde, y por haber fundado sus padres, D. Lope y Dª María de Mendoza,       segundo mayorazgo a su favor, heredó el señorío el manirroto Lope Vázquez       de Acuña "El Mozo", luego duque de Huete y Señor de Viana, quien poco       después, en 1485, vendió parte de estos territorios, a D. Iñigo López de       Mendoza, segundo Conde de Tendilla y primer Marqués de Mondéjar, en cuya       casa, permaneción Azañón, hasta el siglo XIX.

De:   "Trillo Patrimonio Histórico       Artístico"      Autor:   "M. Angel       Marcet Escolar"